miércoles, 3 de septiembre de 2014

Montmeló Dia 4: Endurance Day

Aquí llega el último día de competición. El Endurance Day: tan temido pero a la vez tan esperado. Esta podía ser la gran oportunidad de demostrar que éramos capaces de dar ese paso más allá, de lograrlo.

Para ello comenzábamos el día madrugando, igual que llevábamos haciendo el resto de la competición, pero con una sonrisa en la cara.  Tratábamos de contagiarnos unos a otros ese optimismo que tanto necesitábamos. El coche estaba listo para darlo todo, y solo había que llegar al circuito, esperar nuestro turno y verlo rodar. 

Garage Crew se encargó de comprobar la situación de los coches que debían  salir antes que nosotros. Había que saber si alguno de ellos no iba a presentarse para estar a tiempo en la fila. 

El resto del equipo se iba situando en las gradas para ver el espectáculo que supone la endurance. Los pilotos hacen lo posible por conseguir un buen tiempo, evitar los conos, adelantar al resto de coches en pista , pero sobre todo, acabar las 28 vueltas exigidas. 

En las gradas todos estamos con los coches en pista hasta el momento que sale el tuyo propio. Sufrimos por cada monoplaza que es sacado del trazado por avería o por cada vez que un coche  ve frenado su ritmo por otro que va delante y no se le saca bandera azul. Cada vez que estas cosas ocurrían pensábamos que en unos minutos el Fstec14 estaría ahí, y cruzábamos los dedos por no vernos en ninguna de esas situaciones. 

Mientras tanto nos comunicábamos con los que están en la fila acompañando a nuestros pilotos, y les transmitíamos todos los ánimos posibles. ¡Conseguir la endurance estaba en sus manos!

Gonzalo y Xabi sabían que podía conseguirse. Se había trabajado más que duro durante toda la temporada y ahora  habíamos cuidado todos los detalles para que ningún imprevisto nos impidiese alcanzar este gran objetivo. 

Fraile, con el peto de Press y cámara en mano iba a inmortalizar lo que esperábamos que fuese un momento que siempre recordaríamos.

Y ahí estaban. El coche cruza el cartel de Hot Area, seguido de el de Endurance. Esa Endurance tan temida. Los pilotos Xabi y Gonzalo acompañados por Mikel y Óscar pasan con el FSTEC14 a una zona de inspección superficial del coche, mientras los nervios no permiten que siquiera abran la boca. Cada uno está concentrado en su rol: los pilotos en acabar la reina de las pruebas y los dos restantes en hacer que el coche esté listo para competir.

Después de 20 minutos de concentración pasaron a las carpas. El momento ha llegado y el dedo tiembla al acercarse al botón de arranque. El motor arranca y empieza a tomar temperatura, y así mismo lo hace Gonzalo, que saldrá primero. El fantasma de la endurance rota de los dos años anteriores ataca más fuerte que nunca pero tenemos ganas de ver el coche rodar.

Finalmente recibimos la orden de salida y el FSTEC14 sale para comerse la Endurance con más ganas que nunca. El coche empieza a sumar vueltas y no paramos de animar desde la grada con gritos y aplausos. Esta vez tenemos que conseguirlo, y el destino parece estar de nuestro lado.

Recibimos la primera bandera de cuadros con una sonrisa, pues la mitad de la Endurance ha sido superada, y ahora toca cambiar de piloto para terminar la hazaña. Xabi, Mikel y Oscar llevan un rato mirando nerviosos desde la zona de cambio de pilotos. Desde allí, cada vuelta el coche se pierde de vista durante unos segundos y el simple hecho de que el FSTEC14 tarde 1 o 2 segundos más en aparecer nuevamente en escena pone la piel de gallina.

Momento clave: el motor necesita arrancar tras pararlo para cambiar de piloto. Tres coches ya han sido retirados por no conseguir arrancar. Es uno de esos pequeños detalles, uno de esos simples tornillos mal apretados y nimiedades similares que pueden dejarte sin endurance.

Sin embargo el FSTEC14 arranca a la primera y escupe una llamarada del tubo de escape. Ese es nuestro FSTEC14. Inconfundible. La segunda ronda de endurance está servida.

El coche abandona la zona de cambio de pilotos a manos de Xabi y empieza la segunda parte. Gonzalo comenta que no nota problemas en el coche y eso nos tranquiliza, pero la partida aun no está ganada.

La expectación y la euforia va en aumento. Teníamos que romper la maldición y la estábamos rompiendo. El coche realizaba tiempos rápidos, con lo cual sabíamos que todo estaba yendo bien. El equipo rompe en aplausos al ver el cartel de Final Lap. Está hecho. Ya hemos hecho 28, así que no pasará nada por hacer sólo una vuelta más.

El FSTEC14 cruza la línea de meta acompañado de una bandera de cuadros de sabor a dulce victoria. Mikel, Oscar y Gonzalo se abalanzan sobre Xabi, que para el motor casi entre lágrimas y gritando de la emoción. El FSTEC14 ha roto la maldición que nos perseguía desde el año 2011.

El trabajo de un año por fin da su resultado. Gracias a todos los que habéis contribuido a que este sueño se haya hecho realidad. Y por si no hemos conseguido transmitir la emoción a través del blog, os dejamos una foto que lo dice todo.
  


#GAS

1 comentario:

Gorka Arce Alonso dijo...

Enromes. Sencillamente, enormes. Como parte de esos años anteriores, gracias por devolvernos donde nos merecemos.

Que esto sólo sea el inicio ;)

GAS